Después de la odisea que supuso hallar el área de acampada (dos coches se pasaron la entrada y tuvieron que regresar, dos llegamos sin problemas, y otros dos no aparecieron nunca) y tras cruzar una parte de los hermosos Montes de Toledo, disfrutamos de una agradable acampada astronómica, especialmente marcada por la visita de José (de Jaén), que nos hizo el honor de recorrer tanto camino para unirse a nosotros en nuestra noche de observación y regalarnos su compañía.

En el sitio en cuestión, encontramos una pradera al otro lado del río perfecta para situar los telescopios sin molestar -y sin que nos molestaran- al resto de campistas-. Montamos telescopios y casi todas las tiendas, mientras algunos se encargaban del fuego para la parrillada; y tras la suculenta cena junto al arroyo, iluminados sólo por la luna creciente y la hoguera, nos dispusimos a abrigarnos y disfrutar de un cielo espléndido.

Tuvimos una bonita noche de observación, sólo empañada (y lo digo con toda la intención) por la humedad del río, que al final nos obligó a recoger los telescopios antes de lo planeado. Pero eso sí, no sin antes ver Júpiter, Saturno, fragmentos del cometa 73P y algunos objetos Messier, como el “duplete” de Leo.

Para la próxima ya lo sabemos: una explanada más alejada del río.

Por la mañana, después del desayuno, quisimos terminar con el lanzamiento de unos cuantos cohetes de agua antes de retirar las tiendas y disponernos a partir.

Aquí tenéis la foto de grupo justo antes de montar en los coches. Como veis, se nos unieron algunos amigos no asiduos a esto de las salidas astronómicas 😉 Chicos, ¡espero que disfrutarais lo suficiente como para repetir en la próxima!

NOTA: colgaremos todas las fotos de la acampada en la página de ASAAF. Cuando las tengamos, publicaré en un comentario la dirección, para que podáis verlas. ¡Saludos!