Una vez adquirida experiencia para llegar al sitio (vease entrada anterior), fue coser y cantar ubicar el lugar.
Nuestro mayor problema eran las montañas que nos reducían el campo de vision, de modo que tuvimos una…pequeña indecisión sobre la colocación de las tiendas (porque no podiamos ponernos de nuevo en la “zona prohibida” con ellas) y dudamos entre:

-Un sitio con hierbas altas.
-La zona donde dejamos los coches.

En principio nos convenció la zona de hierbas altas…hasta que dimos con el problema de las garrapatas. Segunda opción.
Después de instalar las tiendas, situar (más o menos) los telescopios y demás instrumentos ópticos y echarle los primeros vistazos a Jupiter , cenamos -a pesar de que nadie quería comer Brioche…-.
Primero vimos la luna, tan hermosa como siempre; después Jupiter y otros objetos Messier; fotografías varias circumpolares, a la Vía Lactea,… Hubo “juerga” hasta el amanecer.

Por la mañana, un buen desayuno, desmontaje de las tiendas, y caminito de vuelta.

Unos pocos nos quedamos, y fuimos hasta el castillo de Malpica donde (pobres de nosotros) no pudimos entrar por estar cerrado todos los días del año excepto los miercoles -y solamente en cierta época. Pero bueno…tenemos alguna foto del castillo (hecha no sin apuros, pero hecha) y una vez terminado esto, compramos algo de comer y almorzamos en la orilla del rio.

Y como fin, el regreso.
Un regreso con un viaje más en la mochila.