Del genial Alberto Montt:

Apunte histórico completamente innecesario: el nombre de «agujero negro» se debe al gran John Archibald Wheeler. Originalmente, la revista Journal of Physics rechazó el nombre. Wheeler se vengó en su siguiente artículo diciendo que «los agujeros negros no tienen pelo».