En el amanecer del viernes 15 de febrero de 2013 cayó sobre Rusia un bólido de grandes dimensiones, el más grande detectado desde el fenómeno de Tunguska (1908). Según ha confirmado la NASA, la roca medía de 15 a 17 m y pesaba de 7 000 a 10 000 toneladas. La energía liberada en la explosión fue el equivalente a entre 3 y 45 bombas de Hiroshima, en un vuelo de 32,5 segundos. Durante unos segundos, ha brillado más que el Sol.

Se han recuperado varios fragmentos de roca (meteoritos) dispersos por un gran área, y es posible que alguno sea grande.

La  combinación de la entrada en la atmósfera con la explosión ha producido una gran onda de choque que ha producido diversos daños, incluyendo cristales rotos y la caída de una pared, repartidos por seis ciudades. Como consecuencia, 1 200 personas han sido heridas. En el siguiente vídeo podéis escuchar la explosión.

https://www.facebook.com/video/embed?video_id=4761661352266Un evento de estas características ocurre, en promedio, una vez cada cien años.

El bólido no tiene nada que ver con el asteroide 2012 DA 14 que pasó en la noche del mismo día, dado que las trayectorias son completamente diferentes.

Más información:

NASA

Astrowiki